Seleccione una Pagina

Shopper Marketing 3.0: informar, involucrar, inspirar

Hubo una época en la que el marketing se ocupaba de dar forma a los productos y marcas en la mente del consumidor, y el trade de incentivar permanentemente su compra en el punto de venta, respondiendo a las necesidades de la distribución moderna.

Y en estas que llegó la crisis, junto a un consumidor-comprador más evolucionado, más fragmentado en perfil, en sus hábitos y necesidades. La distribución tuvo que reaccionar con nuevos enfoques no siempre comprendidos por sus proveedores (desarrollo marca blanca, racionalización del número de referencias, presión en precios,…), reformulando sus formatos comerciales para adaptarse a este entorno más complejo.

En estos momentos, la democratización del comercio electrónico -online y móvil- y el éxito de los formatos tipo Lidl o Mercadona, están comportando una permanente revisión de la ecuación de valor que hace que precio y promoción dejen de ser los únicos elementos de diferenciación en el posicionamiento de la mayoría de enseñas o el principal incentivo de las marcas para influir en la decisión de compra.

 

 

 

Shopping Experience

Este panorama está obligando a reaccionar a fabricantes y distribuidores, uniendo esfuerzos para sobresalir y diferenciarse en el punto de venta, encontrando la respuesta en la gestión adecuada de la experiencia de compra como ventaja competitiva, adaptándola a la dinámica del área de venta y del comportamiento de los shoppers.

Actualmente, los espacios de venta están saturados de información difícil de discriminar para los com¬pradores. En vez de facilitarles la compra (tiempo) y sugerirle nuevas ideas o soluciones (inspiración), les confunde y desactiva su necesidad de explorar nuevas propuestas y aprender o desarrollarse como consumidores.

Una compra agradable atraerá más que una compra únicamente barata. Aspectos como la localización de productos y ofertas, la identifica¬ción de precios, el control del gasto, la búsqueda de personal de asistencia en tienda o el tiempo en cajas aportan agilidad a la experiencia de compra. La ambientación, el servicio y la diferenciación y presentación de la oferta son, además, algunas claves para inspirar al comprador.

Es evidente, por tanto, que la diferencia en la experiencia de compra decidirá la vinculación al establecimiento y a las marcas por parte de los potenciales clientes.


Marketing en el Punto de Venta

Shopper Marketing es, ante todo, conocer y entender tanto al punto de venta -tráfico, tiempo, ubicaciones- como al comprador -momento, ocasión, misión- en su relación con cada categoría, marca, canal y enseña.

Se trata de priorizar los objetivos desde una perspectiva comunicacional: valor, volumen, posicionamiento, captación, fidelización, innovación,…

Los objetivos comunicacionales del PdV cobrarán mayor relevancia según sea la complejidad de la toma de decisiones del shopper -cada vez mayor en consumidores menos expertos y categorías más desarrolladas o incipientes- y la capacidad de persuasión de las marcas y enseñas.

Por ello, la misión última del shopper marketing sigue siendo la de vender, orientándose a atraer a los consumidores a cada punto de venta y, una vez allí, inspirarles suficientemente para que activen su decisión de compra.

informar + involucrar + inspirar = shopper marketing 3.0

Vender sí, vender. Pero no únicamente productos. En el punto de venta siempre se venden experiencias que conectan con el comprador, con sus necesidades de compra y consumo, y de cómo éstas afectan en su vida (shopper insights) a través de cada propuesta de valor de las marcas y enseñas. Sin duda, saber desarrollar esta habilidad será lo que las diferenciará exitosamente en las relaciones con sus clientes.

Nota: reproducción del post realizado por ADICT en el Blog de ESADECREAPOLIS

2 Comentarios

  1. Gerardo 5 julio, 2011 Responder

    Muy buen artículo.

    Es una realidad que el día de hoy los puntos de venta deben buscar diferenciarse y ofrecer no solo los mejores productos al mejor precio, sino también tener la mejor comunicación con los shoppers (lo cual solo se logra si se les conoce) y lograr la mejor experiencia de compra posible.

    Dos puntos fundamentales para que esto se logren según mi experiencia son los siguiente:

    – Capacitar a todas los jefes de departamento para que realmente conozcan los productos que venden y puedan brindarle asesoría de calidad al shopper cuando lo necesite.

    – Trabajar en conjunto tanto fabricantes como retailers, lo que les permita compartir información sobre hábitos de consumo y patrones de compra para que de esta forma puedan desarrollar mejores estrategias de category management y planogramación, lo que permita al cliente tener una mejor experiencia de compra pero sin pasar por alto las ventas en el punto de venta.

  2. Gerardo 5 julio, 2011 Responder

    Muy buen artículo.

    Es una realidad que el día de hoy los puntos de venta deben buscar diferenciarse y ofrecer no solo los mejores productos al mejor precio, sino también tener la mejor comunicación con los shoppers (lo cual solo se logra si se les conoce) y lograr la mejor experiencia de compra posible.

    Dos puntos fundamentales para que esto se logren según mi experiencia son los siguiente:

    – Capacitar a todas los jefes de departamento para que realmente conozcan los productos que venden y puedan brindarle asesoría de calidad al shopper cuando lo necesite.

    – Trabajar en conjunto tanto fabricantes como retailers, lo que les permita compartir información sobre hábitos de consumo y patrones de compra para que de esta forma puedan desarrollar mejores estrategias de category management y planogramación, lo que permita al cliente tener una mejor experiencia de compra pero sin pasar por alto las ventas en el punto de venta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Top