Seleccione una Pagina

¿Y si dejamos al shopper que elija lo que quiera?

Personalización shopper

 

Es evidente que la personalización de la oferta para cada shopper es una tendencia creciente, que debe contemplarse en el proceso de desarrollo y gestión por categorías.

Ejemplos como el de Coca Cola o Nutela con sus envases personalizables demuestran como se puede conectar con el shopper más allá de la innovación en producto.

Sin embargo, la distribución -obsesionada con la rotación- y las marcas -con la innovación- no saben como cuadrar la ecuación sin llenar las estanterías de productos que no se ven, no se entienden o no son realmente para la mayoría de sus clientes. Esto es debido a que suele hacerse una gestión por categorías que parte de un primer error fatal: no entender el motivo que lleva al comprador a buscar esa categoría.

El shopper marketing bien hecho parte de la base de entender primero las necesidades del comprador para cada ocasión de consumo, para posteriormente responder a ellas a través de categorías, misiones de compra, canales, momentos, etc…. A nuestro entender, ahí está la clave, en empezar por la ocasión de “consumo”.

Este verano, estando de viaje por Estados Unidos, nos encontramos con un claro ejemplo de como combinar diferentes productos dando la opción al shopper para personalizar su producto, aumentando la experiencia de compra y el valor de la categoría para el distribuidor.

 

Bufet de Ensaladas en Supermercado

Gestión por categorías. Bufet de Ensaladas en Supermercado

Se trataba de un bufet de ensaladas – no en un restaurante, sino en una zona intermedia entre productos frescos y platos preparados de un supermercado-  en el que el usuario podría crear su combinación preferida y llevársela a casa.

¡Qué magnífica idea! Y qué fácil de implementar. A tenor de la gran cantidad de tráfico que circulaba por la zona, esta iniciativa era todo un éxito que, además, dinamizaba las secciones adyacentes de panadería, fruta, platos preparados, productos refrigerados….

En próximos post, ofreceremos más ejemplos que nos hemos traido de Estados Unidos. Aunque somos sociedades distintas, podemos extraer grandes aprendizajes y nuevas ideas para nuestros clientes.

De momento, nuestro consejo de hoy es que siempre pensemos en lo que realmente lleva al shopper a comprar en cada ocasión. Sólo así podremos desarrollar propuestas de valor que permitan una innovación eficiente en la que marcas y distribuidores salgan ganando y consigan construir una verdadera experiencia de compra no pensada aún para nuestras madres, sino para las necesidades y hábitos del shopper actual.

 

 

 

 

1 Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Top